Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Pal-Arinsal invertirá tres millones el próximo invierno

La estación de esquí Vallnord Pal Arinsal ya tiene en marcha las tareas para preparar una temporada de invierno que de momento se percibe con «buenas sensaciones». El director de la estación, José Marticella, aseguró que están «muy ilusionados» y, a pesar de no poder desvelar demasiados detalles, sí avanza que la previsión es que la temporada de nieve contará con una inversión de tres millones de euros

 

De hecho, explicó que la parroquia La Massana hará una aportación de 1,4 millones «y financiará unas obras, que por ahora no puedo avanzar». 

 

Lo que sí cuenta es el acuerdo que han alcanzado con una empresa de capital privado y que les permitirá renovar todas las taquillas para guardar material, tanto de Pal Arinsal como del telecabina de la Massana.

 

«Se trata de una aportación privada de 500.000 euros para todos los armarios. Esto nos permite tener una empresa que durante 10 años nos hará los lockers, algo muy bueno para los clientes porque tendrán unos espacios de última generación. No deja de ser una apuesta que debe permitir mejorar la experiencia del cliente».

 

El director de las dos estaciones conectadas por un teleférico, apunta que los tres millones de euros de inversión

 

«van en la línea de lo que hemos hecho en los últimos años y por tanto seguimos con una firme voluntad de generar resultados positivos y mejorar el producto sin poner en riesgo las finanzas de la estación».

 

El año pasado fueron seis millones de inversión que fueron destinados a hacer, por ejemplo, un nuevo embalse en Arinsal de 21.000 m3 para mejorar la capacidad de innivación artificial del sector, adquisición de nuevos cañones de nieve, ampliación de pistas y creación de algunas nuevas. Marticella remarca que

 

«somos un atractivo y un motor económico y como mejor tengamos la estación, mejores se comportarán los agentes económicos que dependen de nosotros».

 

Perspectivas


El hecho de haber apostado por convertirse en una estación abierta 10 meses al año conlleva que a día de hoy, en plena temporada veraniega haya cuatro aspectos en marcha: 

 

 

  • las actividades de verano, 
  • el mantenimiento de los remontes mecánicos para el próximo invierno, 
  • algunas inversiones que ya se están trabajando y 
  • la comercialización del invierno. 

 

En este último caso EMAP, la sociedad que gestiona las pistas de la Massana, comenzó a comercializar en marzo pasado. «Para este año que viene estamos muy ilusionados», admitía Maricella, apuntado que la previsión es poder abrir las pistas el 30 de noviembre y cerrarlas el 13 de abril.

 

«Hasta ahora el retorno que hemos tenido en el ámbito comercial es muy positivo, las sensaciones son buenas, aunque después, hasta que no empezamos, no lo tendremos claro».

 

Igualmente y en relación a la respuesta de los mercados, destacó el hecho de apostar por una venta anticipada, afirma que desde EMAP

 

«cada vez nos anticipamos más porque el mercado necesita tranquilidad y tener clara la apuesta de Pal Arinsal».

 

En cuanto al renovado forfait Valls del Nord, el pase conjunto para esquiar tanto en Pal Arinsal como Ordino Arcalís, expone que aún no se puede valorar demasiado la respuesta del público y que al ser un ticket con precio evolutivo, es decir, que incrementa de coste a medida que se acerca el inicio de temporada, hay que esperar. 

 

El primer cambio de precio se producirá el 15 de septiembre y se considera que entonces será un buen momento para valorar la situación y comparar las ventas con las de años anteriores.

 

«De momento las ventas son las que deben ser, que son pocas, pero el grueso se generará antes del 15 de septiembre»

 

A pesar de ser muy temprano para avanzar valoraciones, José Marticella dejó claro que el trabajo en los campos de nieve no se detiene y que, por tanto, cuando llegue el momento de poner en marcha el engranaje invernal de la estación estarán a punto. «El día que caiga la primera nevada, lo tendremos todo preparado».