Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Boí Taüll evita el cierre y asegura la temporada 12-13

La estación de esquí leridana Boí Taüll, en concurso de acreedores desde el pasado abril, podrá abrir la próxima temporada gracias a una inyección de 800.000 euros de su propietaria, la inmobiliaria Nozar.

La compañía de la familia Nozaleda también se encuentra en situación concursal, pero Boí Taüll ha conseguido que los administradores aprueben el préstamo. Hace unos días, representantes de la estación de esquí solicitaron el crédito formalmente al Juzgado Mercantil número 2 de Madrid, que lleva el concurso de la inmobiliaria.

Boí Taüll suspendió pagos con una deuda de 45 millones de euros y poco después presentó un expediente de regulación de empleo (ERE) temporal que afectó a noventa trabajadores.

Desde entonces, la compañía ha intentado negociar su viabilidad con la Generalitat, que llegó a ofrecerse a adquirir la unidad productiva. Finalmente, la estación abrirá la próxima temporada sin la necesidad del rescate público, aunque, en paralelo, aún tiene una asignatura pendiente con el Govern. El complejo de esquí empezará a negociar ahora con el Institut Català de Finances (ICF), a quien debe siete millones de euros. Boí Taüll necesita refinanciar este crédito para aplazar los pagos.

Una de las opciones que se habían barajado era que la Generalitat pudiera asumir la dirección de Boí Taüll a través de Ferrocarrils de la Generalitat (FGC). Esta empresa pública gestiona también las estaciones de La Molina, Vall de Núria, Espot y Port Ainé. El pasado julio, el Ejecutivo autonómico salió al rescate de Vallter 2000.


Fuente: Expansión


Buscador de ofertas
El 98% volvería a reservar con Esquiades.com 100 0