Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Un paso más para que el telesilla de Anayet sea una realidad

El plan de mejora de la estación de esquí de Formigal ha recibido un nuevo impulso y tiene el camino despejado en lo que a resoluciones medioambientales se refiere. El Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (Inaga), ha decidido que la modificación del proyecto para mejorar la conexión de los valles de Izas y Anayet con un nuevo remonte no necesita someterse a una evaluación de impacto ambiental. Es el primer escalón de una tramitación que se hubiese demorado bastantes meses más en el caso de que no se hubiese superado esta revisión inicial.

 

Este nuevo remonte, hacia el noreste, se sumarían a los dos que ya existen en esta zona de la estación invernal y permitiría incrementar la capacidad de transporte del centro, que actualmente es de 50.005 esquiadores a la hora.

 

La Declaración de Impacto Ambiental (DIA) del proyecto de ampliación de Formigal data de 2003. Este nuevo remonte es el que queda pendiente para completar la remodelación de la estación. Pero 13 años después se han producido algunos cambios en este transporte. En concreto, la modificación afecta al telesilla B13, que saliendo desde Izas mantiene un trazado muy similar al planteado hace 16 años pero finalizaría en el collado de Lapazuso. Esto supone que de los 1.938 m de longitud pasa a los 2.054 m.

 

Este replanteo permaneció durante un mes en exposición pública. Tras estudiar las alegaciones presentadas, el Inaga ha concluido que las actuaciones proyectadas, incluso el nuevo trazado de la pista roja Pala de Escarra, en el Sector alto de Izas,

 

"no suponen un incremento significativo de las afecciones analizadas en la citada declaración. Es más, algunas incluso plantean una mejor adaptación a los terrenos y una minimización en la ocupación del suelo".

 

En cuanto a las afecciones sobre el suelo y vegetación, se apunta que podrán ser minimizadas por la aplicación de medidas correctoras y un proyecto de restauración. Asimismo, el Inaga señala que serían escasas afecciones sobre el paisaje, fauna y sobre el plan de recuperación del quebrantahuesos.

 

La instalación de este remonte será compatible con el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales de Anayet Partacua y con la Reserva de la Biosfera.

 

Atendiendo en parte a las consideraciones planteadas por la Dirección General de Cultura y Patrimonio debido a la existencia de yacimientos en el entorno del proyecto, será necesario realizarán prospecciones paleontológicas y arqueológicas para determinar si hay afecciones. En ese caso, habría que aplicar las medidas para su protección.

 

Buscador de ofertas
El 98% volvería a reservar con Esquiades.com 100 0