Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Los 14 mejores consejos para familias esquiadoras

Alpes franceses · Destinos de esquí · Esquiar con niños

Seguramente, este año no veremos a nuestros vecinos decorando las calles con guirnaldas ni preparando las tradicionales hogueras de San Juan. Cosas de la nueva normalidad. Pese a todo, lo cierto es que acaba de llegar la estación más calurosa del año… ¡y la reapertura de fronteras con la mayoría de países del espacio Schengen tras el estado de alarma! Para los amantes del deporte blanco, esto es sinónimo de algo que llevábamos semanas esperando: la posibilidad de viajar a las estaciones de esquí en los Alpes franceses abiertas en verano. Por eso, y pensando en quienes van a vivir esta experiencia con los peques, hoy te tramos nuestros 14 mejores consejos para esquiar en familia.


Esquiar en los Alpes
Disfrutando del esquí en verano en los Alpes franceses


Al igual que tú, nosotros tenemos más ganas que nunca de subirnos a los esquís, y más después de que se adelantara el fin de la temporada de invierno debido al brote de COVID-19 (y tras un confinamiento que se nos ha hecho eterno). Así que ya lo sabes: toma nota, reserva tu forfait y haz las maletas, porque los meses que vienen serán mucho más que playas. ¡Allá vamos!



1. Elige una estación de esquí adecuada para los más pequeños


Aunque esto puede parecer una obviedad, no todas las estaciones disponen de pistas y servicios adaptados a las necesidades de nuestros hijos. Un inconveniente del que no tendrás que preocuparte en las estaciones de esquí familiares. Allí encontrarás todo lo que los más pequeños —y sus padres y madres— necesitan para una jornada de esquí perfecta: pistas fáciles (verdes y azules), jardines de nieve, zonas de juego, áreas temáticas, guarderías, servicio de canguro, clases de esquí para visitantes de todas las edades, hoteles a pie de pista, restaurantes con menús infantiles, una buena oferta de après-ski

¿Demasiadas cosas que hay que tener en cuenta? Es posible. Sin embargo, para echarte un cable, nosotros ya hemos hecho los deberes: aquí tienes las que, probablemente, sean las 5 mejores estaciones para esquiar con niños. ¿Cuál es la tuya?


Esquí con niños
Vacaciones en familia en los Alpes


2. Escoge un apartamento u hotel a pie de pistas 


Cuando se va a esquiar con niños, lo más cómodo es decantarse por un alojamiento que esté junto a las pistas de esquí. Así, los pequeños podrán salir del hotel con las botas puestas… y ahorrarse las colas y tiempos de espera frente a los remontes. ¿Quieres ideas? Pues aquí tienes los que, a nuestro juicio, son algunos de los mejores hoteles a pie de pista en Grandvalira.


3. Contrata un seguro de esquí 


Aunque muchos esquiadores optan por contratar un seguro de viaje, practicar deportes de invierno exige contemplar otro tipo de coberturas, que garanticen una asistencia integral ante cualquier caída o situación inesperada. Algo que es todavía más importante cuando se esquía con niños. Por eso, antes de poner rumbo a la nieve, contrata un seguro de esquí lo más completo posible, que cubra también los eventuales gastos médicos o de repatriación.


4. Haz una lista de todo lo que necesitaréis


Si cualquier viaje implica una cierta planificación, esto es aún más evidente cuando se va a esquiar con niños, especialmente si son bebés. Para no olvidarte de nada imprescindible, haz una lista de todo lo que tú y los tuyos vais a necesitar durante vuestra escapada a la nieve, incluyendo la ropa, el material de esquí y una crema solar con un alto factor de protección. ¿No sabes por dónde empezar? Entonces, echa un vistazo a nuestra check-list para viajes a la nieve y descárgatela gratis. ¡Va de fábula!


Preparar la maleta para la nieve


5. Pide prestada o alquila la ropa de esquí de los niños (en lugar de comprarla)


En relación con el punto anterior, disponer de la ropa y los accesorios necesarios para la nievees un requisito obligado para que tu fin de semana en la nieve salga a pedir de boca. Ahora bien: cuando se trata de niños —los que somos papás o mamás, ya sabemos cómo crecen… y a qué ritmo—, a menudo es mejor alquilar o pedir prestadas algunas prendas a los amigos en vez de comprarlas (a no ser que tengas un hijo aún más pequeño que las pueda aprovechar en el futuro). ¿No conoces a nadie a quien puedas recurrir o prefieres asegurarte de que tus peques vayan equipados como auténticos profesionales? En ese caso, consulta nuestro servicio de alquiler de ropa y equipos de esquí, ideal para familias esquiadoras.


6. Lleva algo de ropa de calle


Aunque todos los miembros de la familia van a necesitar un equipo de esquí y muchas, muchas capas de prendas térmicas para ir bien abrigados, mete en tu equipaje ropa cómoda para relajaros en el resort o por las noches, o para visitar los bares y restaurantes de la estación de esquí. También es una buena idea llevar un calzado antideslizante para caminar por el recinto después de haber terminado de esquiar. De esta forma, evitarás que los desplazamientos andando se conviertan en una verdadera odisea.


7. Recoge el material el día antes de esquiar


Son muchos los esquiadores que van a buscar botas y los esquís justo antes de subir a las pistas. Por eso, si no vas a esquiar hasta el día siguiente de tu llegada, dirígete a la tienda de material deportivo enseguida y revisa el material de toda la familia antes de llevártelo a la habitación del hotel. Esto hará que tú y tus acompañantes os ahorraréis colas… y un inicio de la jornada de esquí que, de lo contrario, podría ser estresante. 


Recuerda que si reservas tu forfait en Esquiades y alquilas tu material de esquí con nosotros, ya lo tendremos todo a punto para que lo recojas justo después de hacer el check-in. ¡Así de sencillo!


Alquiler material de esquí
Avánzate y evita colas recogiendo tu material de esquí


8. Haz que los niños se prueben las botas de esquí con antelación


Al tratarse de un calzado muy rígido, algunos niños y niñas pueden sentirse extraños o incómodos al calzarse por primera vez las botas de esquí. Es más: puede que les lleve un tiempo acostumbrarse a ellas. ¿La solución? Animarles a que las utilicen sobre una superficie no nevada antes de iniciar sus clases de esquí. De este modo, se familiarizarán con este accesorio y progresarán más rápidamente en sus lecciones.


9. Reserva clases de esquí para todos


No nos cansaremos de repetirlo: aunque pensemos que ninguna bajada se nos resiste, en el mundo del esquí y el snowoboard siempre hay algo nuevo que aprender o cosas que refrescar. A veces, un exceso de autoconfianza —hay que admitirlo: a todos nos ha jugado una mala pasada eso del “yo controlo”— puede arruinar tu fin de semana en la nieve. A eso se suma que cada estación de esquí o montaña es diferente, por lo que siempre conviene contar con el apoyo de un instructor. Algo que también es válido para tus hijos. Si son principiantes, no dudes en apuntarlos a una escuela de esquí. Allí darán sus primeros pasos sobre la nieve con niños de su misma edad y con las mismas habilidades. Cuando acaben, y dependiendo de su evolución, incluso podrán esquiar contigo por primera vez en lugar de quedarse jugando en la guardería de la estación. ¿Te lo imaginas? 


Clases de esquí


Otro consejo que hay que tener presente: evita meter prisas o presión a tus hijos durante su aprendizaje, ya que esto podría hacer que se pusiesen nerviosos o, en el peor de los casos, que se bloquearan. Recuerda que cada uno tiene su propio ritmo. En cambio, si muestras una actitud positiva, los peques responderán bien y realmente disfrutarán del proceso. No falla: ¡todo el mundo aprende más y mejor más cuando se divierte!


Y otro consejo para familias esquiadoras: dale a los peques algo de dinero en metálico, para que puedan tomarse una bebida caliente o fría durante las pausas de las clases de esquí.


10. Alquila taquillas junto a los remontes


Si tu hotel está lejos de los remontes… ¡que no cunda el pánico! Basta con echar mano de las taquillas situadas junto a los mismos. La alternativa es infinitamente peor: llevar los esquís y las botas de tus hijos —y los tuyos— encima todo el día, o intentar moverte en los buses lanzadera con kilos y kilos de equipaje. Un panorama que dista mucho de una experiencia idílica en la nieve, te lo aseguramos.


11. Ten siempre a mano un kit de supervivencia


Entre nuestros consejos para familias esquiadoras, no podía faltar este pequeño truco: antes de salir del hotel o subir a las pistas, prepara un pequeño kit de emergencia para atender a los peques en todo momento. Este pack debe incluir pañuelos de papel, tiritas, guantes de repuesto, caramelos sin azúcar, protector solar… En definitiva, todo aquello que nos pueda salvar de cualquier imprevisto (y con los niños, no son pocos).


Llevar siempre listo botiquín primeros auxilios en un día de esquí
Llevar un botiquín a mano es imprescindible


12. …y tus gadgets


También en la nieve, las nuevas tecnologías siempre son unas magníficas aliadas. Después de una mañana repleta de emociones, o durante los descansos entre descenso y descenso, los gadgets como el teléfono móvil, la tablet o un ordenador portátil pueden ser una tabla de salvación para niños y adultos. Eso sí: ten con ellos si los llevas contigo en las pistas o en los remontes —algo que recomendamos, ya que pueden sacarnos de más de un apuro—: un teléfono extraviado puede echar a perder tu escapada a la nieve.


13. Descubre la comida local


Tras un intenso día en las pistas, la hora del almuerzo es indispensable para reponer fuerzas, pero también para acercarte a la gastronomía local a través del paladar. Por ejemplo, si decides esquiar en el Pirineo catalán o en Andorra, no dejes de probar el típico trinxat o algunos de los exquisitos platos de montaña que forman su recetario. ¡Consulta nuestra guía culinaria de Andorra para esquiadores! A su vez, en los Alpes franceses y suizos podrás deleitarte con exquisitas fondues y raclettes; en los Dolomitas, en el norte de Italia, con especialidades como la polenta o quesos de montaña tan suculentos como los que se elaboran en la Val di Fiemme… Sin duda, disfrutar de la buena mesa y de nuevos sabores será un aliciente más tanto para ti como para tus hijos y tu pareja. ¡Que no falte la cocina tradicional!


Disfrutando de una fondue en los Alpes Franceses en un día de esquí en familia
Fondue en los Alpes


14. Dedica el último día a esquiar juntos


Nuestra última recomendación es que dediques tu último día de vacaciones a esquiar todos juntos. De esta forma, los niños podrán poner en práctica todo lo aprendido. ¡Y en la mejor compañía! Incluso, dependiendo de tu presupuesto, también podrás reservar una clase privada para toda la familia, para que el instructor pueda llevaros a las pistas que él considere más adecuadas para vosotros. ¡Consulta con nosotros esta opción!


Esquí en familia
Esquí en familia la mejor opción


Estos han sido nuestros consejos para familias esquiadoras. ¡Esperamos que te hayan resultado útiles! Y si crees que nos hemos dejado algo en el tintero, o si ya has puesto en práctica algunos de ellos, anímate a compartir tus opiniones con nosotros. No te cortes: ¡estamos deseando leerte! ☺


Por

Deja tu comentario