Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

¿Qué sabes de los aludes de nieve? Aquí nuestros consejos y prevenciones

Consejos y curiosidades · Esquí y snowboard

Después de una gran nevada, somos muchos los que deseamos disfrutar de la nieve recién caída. Un sueño que puede verse afectado repentinamente, y la razón no es otra que los preocupantes e imprevisibles aludes: avalanchas de nieve que se deslizan por las laderas, arrasando con aquello que encuentran a su paso.

 

El respeto a la naturaleza y la responsabilidad son las premisas que todo amante de los deportes de invierno debe tener en cuenta antes de deslizarse por la montaña. Partiendo de ahí, desde Esquiades.com te dejamos unos consejos de seguridad básicos para prevenir los aludes de nieve.

 

avalancha de nieve
 
[toc]
 

Empecemos: ¿qué son las avalanchas de nieve?

 

Lo primero que has de saber es que la nieve no es una materia inerte, sino que va experimentando cambios en su estructura: cuando cae en las montañas, se va acumulando en diferentes capas, formando lo que se llama manto nivoso. Estas capas sufren cambios dependiendo de las condiciones meteorológicas, pudiendo fracturarse y deslizarse ladera abajo, generando lo que todos conocemos como aludes o avalanchas de nieve.

 

De ahí que las estaciones de esquí analicen sus pistas para determinar el riesgo de aludes de nieve. Afortunadamente, para la gran mayoría de esquiadores y snowboarders, los aludes de nieve están generalmente controlados en las pistas de esquí, todavía más en la península ibérica. De hecho, hace más de 20 años que los Pirineos no son escenario de aludes de grandes magnitudes.

 

Ahora bien, si eres de los que prefieren los fuera de pista, las emociones fuertes, los paisajes vastos y las pendientes muy pronunciadas, no hay que relajarse ni olvidar ningún aspecto. Y es que por poca nieve que haya, el riesgo de aludes siempre puede estar ahí.

 

freeride alud de nieve

 
 

Antes de salir de casa…

 

Practicar deportes de montaña es una tarea laboriosa que exige un buen conocimiento del medio por el que te vas a mover: la montaña y la nieve. De ahí la importancia de interpretar bien las señales que ayudan a decidir qué itinerario tomar o cuándo darse la vuelta.

 

La preparación del viaje debería empezar en casa, echando un vistazo al estado de pistas para ir haciéndose una idea de qué te vas a encontrar.  Además, es conveniente consultar la presencia y la estabilidad de la nieve en el boletín regional de aludes.

 

Sabemos que los fenómenos atmosféricos no son del todo predecibles, y que hasta pueden contradecir a los partes meteorológicos, pero siempre es mejor informarnos acerca de lo que nos encontraremos. Además, la mayoría de estaciones de esquí cuentan con puntos de información para conocer la situación y la meteorología que se prevé. Éste suele ser el primer paso, el que se hace con más desgana y al que no prestamos demasiada atención, pero no deja de ser igual de importante que el resto.

 

Piensa que si el tiempo es estable, podrás plantear una salida algo más ambiciosa; si es incierto, tu plan debería amoldarse a algo más seguro e idealmente sin cambiar de valle. En Esquiades.com creemos que lo mejor es curarse en salud, por lo que si no te sientes preparado, quizá sea mejor aplazar tu fin de semana de esquí para otro día en que se den mejores condiciones.

 

prevision avalancha de nieve
 

Prepara bien la ruta y el material

 

Como comentábamos, es fundamental conocer bien el terreno en el que pensamos practicar deportes de montaña, y aunque todo buen esquiador se siente atraído por las grandes pendientes, lo cierto es que si debajo de ellas no hay rocas ni árboles que estabilicen las capas de nieve, el riesgo de alud aumenta considerablemente.

 

Por ello, lo ideal es estudiar el mapa, identificando las laderas potencialmente inclinadas y planeando una ruta alternativa. Esto puede sacarte de más de un apuro, ya que también funcionará como vía de escape a la hora de salir de la trayectoria de una posible avalancha de nieve.

 

mapa alud de nieve

 

ARVA, sonda y pala. Estos tres elementos conforman el equipo básico de rescate en caso de avalancha de nieve, con el que las posibilidades de supervivencia aumentan notablemente. El ARVA (avalanche transceiver) es un aparato que todo aquel que se aventure fuera de pistas o por las pendientes más peligrosas debe llevar consigo: se trata de un transmisor que emite una señal que permite localizar a una víctima de alud de nieve, algo fundamental debido al riesgo de asfixia. La sonda, por su parte, ayudará a ver a cuántos metros de profundidad se encuentra el afectado, para saber dónde empezar a cavar con la pala.

 

Por otro lado, existe un sistema algo desconocido pero muy útil: el airbag antiavalanchas. Cuando el esquiador o snowboarder nota que se está produciendo un alud de nieve, activa el airbag tirando de una anilla que lleva en su mochila. Éste despliega unos grandes flotadores que te elevan y permiten que seas localizado en la nieve. Puedes comprobarlo en el siguiente vídeo:

 

 

 
 

Si tienes la mala suerte de verte atrapado en un alud…

 

Aunque hayas hecho los “deberes” y te hayas informado de hasta el último detalle, recuerda que la meteorología no es una ciencia exacta, por lo que en caso de producirse una avalancha de nieve, debes saber cómo actuar rápida y correctamente.

 

Si vas esquiando, lo primero que debes hacer es liberarte de las correas de seguridad y de todo aquello que pueda dañarte, como los bastones de esquí y la mochila, siempre sin soltar el equipo de seguridad que comentábamos unas líneas más arriba.

 

Fuente: Fernando Rivero

Ilustración de Fernando Rivero | www.puravidaschool.com

En primer lugar, intenta esquivar el alud de nieve por los laterales y, cuando te alcance, mantenerte en la superficie haciendo movimientos de natación, siempre mientras te abres paso hacia los lados. Si la nieve comienza a cubrirte, lo recomendable es que adoptes una postura fetal, colocando los brazos sobre tu cabeza para crear una burbuja de aire. No olvides cerrar la boca en todo momento, e intenta respirar pausadamente para conservar el oxígeno.

 

Cuando el alud se haya detenido y te encuentres enterrado por la nieve, trata de moverte con fuerza para abrir una salida a la superficie o hacer pasar el aire. Si no puedes salir, empieza a emitir sonidos agudos sin agotar excesivamente el oxígeno. En caso de que hayas conseguido liberarte, o de que hayas sido testigo del alud sin que te alcance, rescata a tus compañeros lo antes posible, siempre asegurándose de que la avalancha ha cesado, y sigue los siguientes pasos:

 

– Llama a los servicios de emergencia e indica tu posición.

– Localiza a las víctimas e intenta buscar señales como ropa o ruido.

– Si dispones de un ARVA, úsalo para localizar antes a tus compañeros.

– Comienza a cavar (si sois dos o más, es recomendable hacerlo por turnos).

– Cuando la víctima esté visible, libera su cabeza y comprueba si respira.

– Libera su pecho y comienza la reanimación cardiopulmonar, si es necesario.

No la muevas, a no ser que sea necesario, para no agravar las fracturas.

 
 

La nieve, mejor en compañía

 
Compartir experiencias en la montaña con amigos y familiares siempre es un buen plan y, respecto a los aludes de nieve, la compañía puede salvarnos la vida. En vista de ello, si hay que atravesar un lugar “sospechoso” siempre es mejor hacerlo de uno en uno, manteniendo las distancias para que, en caso de avalancha de nieve, no quede todo el grupo sepultado. Así, si alguien queda cubierto, sus compañeros podrán auxiliarle siguiendo el protocolo.

 

alud de nieve

 

Podríamos subrayar mil aspectos que conviene tener en cuenta, pero ni siquiera así serían suficientes. Lo que podemos afirmar rotundamente es que, si quieres probar los deportes de invierno de fuera de pistas, lo mejor para prevenir las avalanchas de nieve es la prevención y la formación.

 

En este sentido, muchos clubes de montaña ofrecen cursos especializados en evaluar el riesgo de aludes, así como salidas con guías profesionales, en las que te sentirás seguro y disfrutarás de la nieve sin sustos. Porque el riesgo nunca será cero, pero de ti depende que casi lo sea, así que cuando elijas alguna de nuestras ofertas de esquí, prevé y disfruta de la nieve sin preocupaciones. 😀

 

Y que no se nos olvide: si tienes alguna duda, en Esquiades.com estaremos encantados de resolverla. ¡Esperamos tus comentarios!

Por

Deja tu comentario