Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Esquiades.com viaja hasta el Balneario de Panticosa

Destinos de esquí · Esquí · Experiencias de viajes · Trabajadores de Esquiades.com

El equipo de Esquiades.com nos hemos ido de escapada misteriosa este fin de semana a un lugar de lujo: el balneario de Panticosa. Y decidimos misteriosa porque en ningún momento supimos hacia dónde nos dirigíamos. Gracias a ello, la aventura se convirtió en un juego muy divertido y nos hizo el trayecto más ameno.

 
El resort Balneario Panticosa está formado por dos hoteles magníficos: el Hotel Continental 3* y el Gran Hotel 4*. También había una capilla, un restaurante italiano, una cafetería, una tienda de recuerdos y el balneario Termas de Tiberio.
 
En el post de hoy te vamos a explicar detalladamente nuestra experiencia en este magnífico balneario y resort. Además, te contaremos todas las actividades que realizamos. ¿Nos acompañas en este viaje?
 
Visitando-balneario-panticosa
 

Día 1: ¡empieza la aventura!

 

A las 9:00 h de la mañana, todo el equipo de Esquiades.com ya estábamos reunidos en nuestras oficinas esperando a embarcarnos en nuestra aventura misteriosa. Uno de nuestros compañeros se disfrazo de astronauta ya que, la aventura estaba organizada como un viaje por los planetas (los planetas eran los destinos de viaje, qué más abajo descubrirás). ¡Incluso adaptamos nuestro logotipo al de la NASA! Nadie sabía dónde íbamos a ir ni cuánto tiempo íbamos a estar en el autobús, así que nos acomodamos y fuimos leyendo las señalizaciones para intentar adivinar nuestro destino.

 

fotogrupalautobus

¡Listos para despegar!

 

Aunque los rumores indicaban que nos dirigíamos al balneario de Panticosa, curiosamente y para sorpresa de todos, la primera parada la realizamos en… ¡unas bodegas! Concretamente, en las bodegas LAUS, un lugar espectacular situado en el Somontano y una parada obligatoria para los amantes del vino. Una vez allí, nos recibieron para realizar una visita guiada por sus instalaciones, donde nos explicaron que su nombre proviene del latín y significa ‘elogio, alabanza, consideración’. Precisamente, esta denominación refleja su pasión por la naturaleza y el vino, dos características que en esta bodega van de la mano.

 

El edificio donde se realiza la producción es muy moderno y minimalista. Se distribuye en dos niveles: el nivel superior, donde se recepciona la uva, y el nivel inferior, donde encontramos los vinos ya elaborados. Fue en ese punto donde realizamos una pequeña cata acompañada de un surtido de quesos, embutido y palitos de pan.

 

cata bodegas LAUS

Las bodegas LAUS y la cata 🙂

 

Una vez finalizada la cata, volvimos a nuestro querido bus, y 30 minutos más tarde, realizamos nuestra segunda parada. Sorprendidos por la belleza del destino y con un poco de hambre, visitamos la bodega ENATE (el arte del vino, el vino del arte). Como dice su eslogan, arte y vino conviven en sintonía, en un edificio majestuoso que esconde un mundo de sensaciones. De hecho, ¡tienen hasta una galería de arte!

 

En este maravilloso paraje comimos un menú delicioso, consistente en virutas de jamón ibérico y una selección de queso manchego curado, alubias estofadas de la tierra, ternasco de Aragón asado en su jugo y tulipa de helado de turrón y chocolate. ¡Buenísimo!

 

comida en ENATE

Mmm.. ñam

 

Cuando ya recuperamos fuerzas tras la comida, volvimos a subirnos en el autobús, y dos horas y media más tarde llegamos al Valle de Tena, en el Pirineo de Huesca. Todavía nos quedaba una sorpresa más antes de alcanzar el final del trayecto. Y es que fue justo allí donde nos estaban esperando para proponernos algo sorprendente: ¡tirarnos por la tirolina doble más larga y alta de toda Europa! La experiencia fue indescriptible: cuando nos lanzamos por la tirolina sobrevolamos el lago de Búbal. Todos teníamos la adrenalina por las nubes.

 

tiolina1

¡Madre mía pero que alto!

 

Tras haber vivido una de las experiencias más increíbles de nuestras vidas, volvimos a sumergirnos en nuestro viaje. Ya no nos quedaba nada para llegar, pero la última parte del trayecto fue un tanto complicada, dado que la ruta principal tuvo que ser sustituida por otra alternativa. Esto fue debido a que, solamente dos días antes de nuestro viaje, la carretera principal se había hundido y agrietado por culpa de las grandes nevadas y las lluvias. ¡Casi nos quedamos sin viaje!

 

carretera-monrepos

¿Veis el hundimiento?

 

 Pero finalmente, y gracias a la habilidad de nuestro conductor, Francisco, ¡llegamos al Balneario de Panticosa! Especialmente durante el tramo final, te recomendamos que conduzcas con precaución, ya que la carretera que llega al resort está repleta de curvas bastante cerradas. Para compensar, las vistas son alucinantes, con grandes montañas repletas de nieve y cascadas.

 

En cuanto al alojamiento, nos hospedamos en el Gran Hotel 4*, un hotel con encanto único. Para empezar, conviene destacar que las habitaciones son inmensas. Al entrar, un minisalón con dos butacas nos recibió, seguido de un pequeño mueble con un escritorio y un televisor de pantalla plana. Finalmente, nos esperaba una gran cama comodísima. El baño estaba dividido en dos partes: la primera era la zona de espejos, tocador y lavamanos, y la segunda, el WC con la bañera, todo cubierto de mármol. ¡Era precioso!

 

habitacion gran hotel

¡Qué gusto de habitación!

 

 Después de arreglarnos en la habitación y prepararnos para la cena, nos reunimos en el salón-comedor para cenar juntos con parte del equipo directivo del resort. El banquete consistió en una degustación de salmorejo, canelón de bacalao, caramelo de marisco y croquetas de cocido. De primer plato, nos sirvieron un exquisito hojaldre con champiñones, salsa de setas, huevo pochado y trufas. ¡Aún se nos hace la boca agua al recordarlo! El segundo plato consistió en un solomillo delicioso acompañado de chips de patata. Lo más dulce de la cena fue un riquísimo sorbete de mojito.

 

¡Y llegó el momento más emotivo de la noche! Al acabar la cena, Esquiades.com agradeció al equipo de Nozar Resorts su complicidad y ayuda en este maravilloso viaje. Además de hacer entrega de las notas de la estación de Boí Taüll y el Resort de Panticosa, que han conseguido gracias a su entrega y su dedicación. ¡Felicidades, Nozar Resorts!

 

Esquiades.com y Nofa Resorts

¡Felicidades!

 

Para animar la noche, el DJ nos preparó un karaoke. Poco a poco nos fuimos animando y acabamos todos cantando canciones como Un beso y una flor, Barbie Girl, Mala mujer y We are the Champions. Y casi todo el quipo de Esquiades.com estuvimos bailando y diviertiéndonos hasta tarde. ¡Que no pare la fiesta!

 

equipo-esquiades.com

Los supervivientes

 

Día 2: relax y vuelta a casa

 
Al despertarnos, fuimos a desayunar. Para ello, debíamos dirigirnos al Hotel Continental 1. Era de tipo bufé y, teniendo en cuenta la energía que habíamos gastado por la noche, casi todos devoramos todo lo que pudimos. Había huevos fritos, huevos revueltos, beicon, frankfurts, churros, mucha fruta y pan con tomate. ¡Qué rico!
 
Cuando ya estuvimos saciados, nos dirigimos a las Termas de Tiberio, el principal balneario del resort. El edificio es precioso, moderno y con formas suaves y redondeadas. Además, está situado junto a una hermosa capilla. Al entrar, el personal del balneario nos dio unos albornoces, una toalla y una pulsera para poder guardar las cosas en la taquilla. Así que, si vas, ¡no te olvides llevar el gorro, las chanclas y el bañador!
 

Termas-de-tiberio

Precioso…


 
El balneario está divido en dos partes: la zona de cabinas, donde se realizan los tratamientos, y la planta de las piscinas. Aquí se encuentra la joya de la corona: una piscina exterior en la que puedes observar las fantásticas vistas a la montaña. Aquí también encontrarás una sauna finlandesa, un baño turco y un hammam. Son dos espacios ideales para relajarse y liberarte del estrés. ¡Te aseguramos que el cuerpo y la mente te quedarán como nuevos!
 


 
Más tarde, llegó la hora de comer. ¡Qué hambre! Un estupendo bufé nos esperaba en el comedor del hotel. Estaba para chuparse los dedos y había muchísima comida para escoger: por ejemplo, nuggets o patatas fritas (lo más clásico) o una quiche de verduras y beicon, brochetas de pollo, brócoli con beicon… Te dejamos unas imágenes para que lo veas tú mismo.
 

bufé hotel continental

Rico no, ¡riquísimo!


 
Después de comer, y antes de emprender el viaje de vuelta, paseamos por el resort para fotografiar el paisaje y también disfrutar de una divertida guerra de bolas de nieve. Sin lugar a dudas, la belleza paisajística del lugar es mágica y te atrapa. El lago estaba helado y lo rodeaban las montañas nevadas. Además, una cascada y un pequeño riachuelo hacían el lugar aún más bello.
 
El paisaje del Balneario de Panticosa
 
¡Nosotros aún seguimos y seguiremos enamorados de este alucinante lugar! Y tú, ¿te apuntas a descubrir el magnífico balneario de Panticosa? Cuéntanos qué te ha parecido nuestra experiencia y si te animas a vivirla. ¡Nos haría muchísima ilusión!
 
button-ofertas-balneario
 

Por

Deja tu comentario