Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Esquí y naturaleza: animales que puedes encontrarte esquiando

Consejos y curiosidades · Curiosidades · Destinos de esquí

Más de dos meses sin subirnos a los esquís o la tabla de snowboard. ¡Se dice pronto! Además, hay que admitir que la situación de confinamiento que estamos viviendo a causa del coronavirus, y que aún nos impide salir de nuestra provincia o región sanitaria si no es por trabajo o fuerza mayor, tampoco ayuda a levantar los ánimos. De todos modos, como a previsores y optimistas no nos gana nadie, una de nuestras estrategias para sobrellevar tantas restricciones es pensar en todo lo que haremos cuando podamos volver a disfrutar de la nieve. Y esta vez, queremos centrarnos en un tema diferente: el esquí y la naturaleza. En concreto, en los animales con los que puedes encontrarte esquiando, o bien durante tus momentos de après-ski.


En las últimas semanas, todos hemos podido ver imágenes de fauna poco común en las grandes ciudades, campando a sus anchas por rincones casi o totalmente desiertos: pavos reales en Madrid, delfines en las playas de Barcelona o de Nápoles… Automáticamente, en Esquiades.com hemos pensado lo siguiente: ¿por qué no hacer el ejercicio inverso y analizar con qué animales podemos toparnos en las pistas de esquí, cuando les devolvamos la visita?


¿El resultado? Un pequeño repaso a los animales de alta montaña que habitan en la península ibérica (y sus estaciones de esquí y alrededores), y que pueden hacernos todavía más ameno y motivador cualquier descenso o travesía por los bosques nevados. ¿Preparado/a para conocerlos? ¡Aquí los tienes!



Descubre la fauna pirenaica en Cataluña


Un parque nacional (el de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici), seis parques naturales y, en definitiva, paisajes que dejan sin palabras no solo a los esquiadores o riders, sino a cualquier viajero. Esta es la tarjeta de presentación de los Pirineos catalanes, una cordillera con cimas que superan los 3.000 m e infinidad de secretos por descubrir. 


Si quieres que tu próxima escapada a la nieve también te permita descubrir la fauna local, te recomendamos reservar tu forfait en Port Ainé o en las estaciones de Tavascan o Virós-Vallferrera. ¿El motivo? La oportunidad de adentrarte en el Parque Natural del Alt Pirineu, situado entre las comarcas del Pallars Sobirà y el Alt Urgell.


El lago Certascan (Parque Natural del Alto Pirineo)


Allí te espera la mayor diversidad de animales del Pirineo catalán. Podrás ver el urogallo, del que no encontrarás una población más extensa en toda la península ibérica; el buitre, el águila real… Y, por supuesto, el quebrantahuesos, un tipo de buitre de grandes dimensiones y en grave peligro de extinción. Fuera del Parque Natural del Alt Pirineu —uno de los pocos lugares de Europa donde aún hay una colonia salvaje con posibilidades de supervivencia—, el quebrantahuesos puede avistarse en zonas muy contadas del planeta, como Asturias, los Alpes, donde ha sido reintroducido; el norte de África, el Gran Valle del Rift, Sudáfrica y Grecia, y desde Anatolia hasta las cimas Tian Shan y el Himalaya. 



Si vas a pasar un fin de semana en la zona, también es posible que te cruces con otras aves, como la perdiz blanca, el gorrión alpino, el treparriscos, el mochuelo boreal y la becada. A lo mejor, también podrás encontrarte con la escurridiza lagartija pallaresa, una especie de alta montaña descubierta en la década de 1990. Este reptil es endémico de una pequeña zona del Pirineo catalán, comprendida entre los macizos del Mont-roig y el oeste de Andorra, por lo que la mayor parte de su población mundial se localiza en los límites de este espacio protegido. 


La fauna natural del Alto Pirineo también incluye seis especies de grandes mamíferos herbívoros: el rebeco, el muflón, el corzo, el ciervo, el gamo y el jabalí. Y, si prestamos atención a los carnívoros, a estos animales se suma… ¡exacto!: el oso pardo (Ursus arctos), que se mueve a su aire por la Vall d’Aran (¡estate atento/a si vas a esquiar en Baqueira Beret!).


Al igual que ocurre con el quebrantahuesos, la recuperación de esta especie ha sido un pequeño milagro. Hace apenas tres décadas, este plantígrado se hallaba al borde de la extinción en el Pirineo. Por fortuna, ya se ha superado el medio centenar de ejemplares; a finales de 2019, se contabilizaban 52 individuos, según datos difundidos por la Generalitat de Catalunya hace menos de un mes. Probablemente, esta sea la primera vez en la historia que se alcanza esta cifra. Fuera de la comarca de la Vall d’Aran, se han visto osos en las comarcas del Pallars Jussà y la Ribagorza aragonesa, los Pirineos centrales y los Pirineos atlánticos, especialmente en el noreste de Navarra y en Francia. Pese a la muerte del oso Cachou el pasado mes de abril por razones que aún se desconocen, los datos son esperanzadores. 


¿Tendrás la suerte de ver un oso pardo en Baqueria?


Aunque los osos tienden a esconderse cuando detectan la presencia de humanos, pasada la época de hibernación (es decir, a partir de la primavera), puedes seguir su rastro por sus huellas o el pelo que dejan a su paso.


¿Qué más se le puede pedir a un viaje de esquí en el Pirineo catalán? Si buscas una experiencia de esquí y naturaleza, esta es una apuesta a caballo ganador. 


Los animales del Pirineo aragonés más espectaculares


En el Pirineo de Huesca, tienes 159 km de alta montaña con cimas que superan los 3.000 m, como ocurre con el Monte Perdido o el Aneto… y cinco estaciones de esquí que son una auténtica delicia: Astún, Candanchú, Cerler, Formigal y Panticosa. ¿Echamos un vistazo a sus habitantes? ¡Vamos a ello!


¡Así lucía Formigal en Febrero la temporada 2019-20!


La lista es amplia, e incluye especies como vacas, caballos, cabras, sarrios o marmotas, que pueden avistarse con relativa facilidad de camino a las pistas. Más difícil es ver urogallos u osos pardos, aunque también hay algunos.   


Estos últimos, que desaparecieron del Pirineo central en los años noventa del siglo pasado, hoy vuelven a habitar las tierras aragonesas. Detrás de este éxito encontramos el programa de Piroslife, consistente en la reintroducción de ejemplares eslovenos en los valles pirenaicos. En Aragón, se prodigan especialmente en el Parque Natural de los Valles Occidentales. Sus límites se extienden casi hasta Canfranc, donde también viven grupos del mencionado urogallo.


Durante tu viaje de esquí al Pirineo aragonés, podrás avistar con bastante facilidad corzos y ciervos, dos especies que predominan cerca del refugio de Bachimaña, en Panticosa. Esta última especie también corre por la Ciudadela de Jaca, el principal centro de servicios para los esquiadores locales. No obstante, hay otros muchos lugares de la geografía aragonesa donde pueden avistarse sin problemas, como la senda de los Cazadores de Ordesa.


Aquí puedes ver varios ciervos paseando por la Ciudadela de Jaca


Y si levantas la vista al cielo, también podrás ver algún quebrantahuesos. Ten los ojos bien abiertos, porque el 80% de su población se encuentra en el Pirineo aragonés. 


¿Prefieres no fiarlo todo al azar e ir a lo seguro? Entonces, aprovecha tu viaje a la nieve para pasarte por el parque faunístico de Lacuniacha, con una gran muestra de especies pirenaicas en semilibertad. Tendrás la posibilidad de contemplarlas en una espectacular ruta de montaña de unas tres horas de duración. Sin duda, este plan es perfecto si vas a esquiar con niños.



Conoce la fauna de Sierra Nevada


Un total de 110 km de pistas balizadas, un dominio esquiable que va de los desde los 3.300 m a los 2.100 m sobre el nivel del mar… Definitivamente, esquiar en Sierra Nevada es un auténtico lujo. Como también lo es la posibilidad de contemplar los numerosos animales que viven en la zona, elevada a la categoría de Parque Nacional en 1999. Allí te aguardan varias especies endémicas y otras muchas cuya presencia no suele ser habitual en las latitudes en las que se localiza el macizo.


Entre la fauna de Sierra Nevada, el gran icono de este rincón de Andalucía es la cabra montés (sí, sí, no se dice montesa) o íbice ibérico (Capra pyrenaica), que pasta en los borreguiles de alta montaña. También surcan los cielos granadinos pequeñas aves, muchas de ellas rapaces, y alrededor de 20 especies de mariposas.


Esta cabra montés se pasea por Sierra Nevada


Eso sí: en realidad, hay pocas especies que vivan en las altas cumbres. Pero, como las meigas, haberlas haylas. Entre las que corretean por la provincia de Granada y sus montañas, habría que referirse al topillo nival (Chionomys nivalis). Entre las aves, se cuenta el acentor alpino (Prunella collaris), de cabeza gris, pico amarillento y alas oscuras. 


Cuando acabes con tus descensos, mira atentamente la nieve, porque este manto blanco también revela el rastro de sus moradores. De hecho, con un poco de suerte, podrás distinguir pisadas del majestuoso gato montés (Felis silvestris), al que algunos se refieren como “la última pantera de Sierra Nevada”; el zorro, el conejo, la liebre, el tejón o el jabalí. 


¡Nos hemos enamorado del gato montés!


Un paseo por la fauna de Andorra 



¿Sabías que el 90% de la superficie de Andorra está formada por bosques, montañas, ríos y lagos? De ahí su riqueza paisajística, o que su fauna y flora sean de lo más diverso. Así que, si vas a practicar esquí en Andorra, podrás ver ejemplares de vaca bruna, rebeco —uno de los emblemas de Andorra, hasta el punto de aparecer representado en las monedas de 1, 2 y 5 céntimos de euro de este país pirenaico—, marmota, perdiz blanca o buitre. En los cauces fluviales, abunda la trucha de río, que es uno de los ingredientes estrella de la exquisita gastronomía andorrana.


¿Vas a esquiar en Grandvalira? En ese caso, debes saber que en las mismas pistas de esquí —en concreto, en los sectores de Pas de la Casa y Grau Roig—, vas a encontrar preciosos huskies. Esto es así porque allí puedes contratar paseos en trineos tirados por perros —lo que se conoce como mushing—, una forma ideal de combinar esquí y naturaleza en el Pirineo. 


Estos son algunos de los perritos de mushing en Grandvalira


En cualquier caso, si quieres ir sobre seguro, aprovecha tu escapada a la nieve en Andorra para acercarte al parque de animales de Naturlandia, ubicado en la parroquia de Sant Julià de Lòria y a 2.000 m sobre el nivel del mar. Una vez allí, serás testigo de algunas de las especies más representativas de la fauna del Pirineo: osos, lobos, linces boreales, marmotas (solo en verano), ciervos comunes, ciervos sika, gamos, muflones… Dependiendo de la época del año, podrás recorrer este magnífico espacio natural a pie, haciendo esquí de fondo o con raquetas de nieve. ¿Qué te parecen estas actividades?



Hasta aquí nuestro post sobre esquí y naturaleza. Esperamos que, con estos pequeños consejos, tengas todavía más ganas de volver a descargar adrenalina con los deportes de invierno. 


¡Y ahora te toca a ti! ¿Has visto alguna vez algunos de los animales mencionados en las pistas o cerca de ellas? Si es así, en Esquiades nos encantará conocer tu experiencia. ¡No dudes en mandarnos tus comentarios y opiniones! ☺


Por

Deja tu comentario