Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

El curioso origen del snowboard

Curiosidades · Snowboard

Ya estamos en plena temporada invernal de 2015, las estaciones de esquí están rebosantes y los snowboarders y esquiadores disfrutan a lo grande de su deporte favorito.

 

A pesar de que el ski y el snow conviven de forma «pacífica» en la actualidad, este último no siempre fue bienvenido a su llegada, y en muchos casos era visto como el causante del «desorden» en el ambiente que los esquiadores tenían «bien organizado».

 

Aunque muchos no lo sepan, el esquí es una práctica existente desde hace siglos, aunque no fue hasta 1900 cuando se empezó a popularizar entre la sociedad.

 

Por su parte, el snowboard cuenta con «solo» unos 150 años de historia, y contrario de lo que puedas imaginar, no fue inventado ni en Estados Unidos ni en Europa, sino en Turquía, hace ya más de 150 años.

Se trata de una antigua modalidad, conocida hoy en día como «LazBoard», que requiere de un cordel y un palo, que se usa como timón para controlar la dirección. La tabla está hecha de madera y tiene unas tablas más pequeñas colocadas de forma transversal, que permiten afirmar los pies, tal y como vemos en la siguiente fotografía:

 

Lazbord usado en Turquía

Fotografía extraída de nevasport.com

 

El origen de las primeras variaciones de la actual tabla de snowboard fue descubierto por el snowboarder Jeremy Jones, que en 2008 visitó Turquía, uno de los lugares donde se sigue practicando este curioso deporte.

Pese a ser el más antiguo, el snowboard turco no se masificó y siguió siendo un auténtico desconocido para el mundo durante mucho tiempo. La invención del snowboard que conocemos actualmente se atribuye a muchas personas, que empezaron a utilizar tablas para deslizarse por la nieve a finales de la década de los sesenta.

 

Sherman Poppen fue uno de los primeros en crear un juguete para su hija en 1965. El ingeniero estadounidense juntó dos esquís y agregó un cordel en la punta, para poder manejarlos. Lo llamó «snurfer«, juntando los conceptos de «surf» y «nieve» (surf + snow en inglés). Al ver la sensación que causó este invento entre los alumnos de la clase de su hija, decidió patentarlo y fabricarlo. En 1966 ya había vendido más de medio millón de equipos, pero el snurfer aún era visto como un juguete más. En la siguiente fotografía podemos ver al famoso ingeniero junto a su curioso invento:

 

Sherman Poppen, inventor del snufing

 

Durante la misma época, el skater Tom Sims creó el «Ski Board» y el surfista Dimitrije Milovich inventó el «Winterstick«, una tabla de surf para la nieve. Este segundo consiguió más publicidad y logró aparecer en revistas como Play Boy y Newsweek.

Ambos comenzaron a producir tablas de forma masiva en poco tiempo.

En 1977, el estadounidiense Jake Burton, un asiduo practicante del snurfing, sorprendió en una competición de esta disciplina, al estrenar unas fijaciones para sus pies, con el fin de que no se salieran de la tabla. Esas fijaciones llamaron mucho la atención a los asistentes del campeonato y rápidamente se dió a conocer bajo el nombre de la compañía Burton Snowboards.

 

Snowboarding

 

Con el tiempo, Milovich, Burton, Sims y otros se dedicaron a perfeccionar sus diseños para crear tablas cada vez mejores. Varias décadas después, el snowboard llegaría a las olimpiadas, concretamente en las de Japón de 1998 y hoy en día es un deporte del cual disfrutan millones de personas en todo el mundo.

 

Si os interesa esta historia y todo aquello relacionado con los deportes de tabla, uno de nuestros compañeros (y amante del snow) de Esquiades.com, nos ha recomendado echar un vistazo a la película Lords of Dog Town, basada en la historia real de los Z-Boys, un influyente equipo californiano de skateboard, ganadores de varios campeonatos mundiales. Además, os dejamos este vídeo que hablar sobre el origen de la mítica tabla. ¡No os lo perdáis!

 

¿Te ha gustado este post? ¿Conoces alguna curiosidad más sobre el origen del snowboard? ¡No dudes en dejarnos tu comentario! 😉

Por

Deja tu comentario