Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

Andorra: el destino ideal para este verano

Actividades de montaña · Actividades de montaña · Aventura · Caldea

Es un hecho: este año, tenemos más mono de vacaciones que nunca. Tras haber superado unos meses que no han sido precisamente fáciles —y en los que hemos tenido que hacer frente al confinamiento a raíz del brote de COVID-19, a la incertidumbre por los ERTE y los despidos definitivos en el trabajo, a la preocupación por la salud de nuestros seres queridos…—, nos merecemos unos días de desconexión por todo lo alto, pero sin castigar nuestro presupuesto.  ¿Y qué mejor destino para este verano que Andorra?

En un momento en el que viajar al extranjero puede ser una odisea, tanto por las restricciones impuestas por algunos países como por la escasez de vuelos —y su precio, que en algunos casos ha subido como la espuma—, este país del Pirineo es una apuesta segura para toda la familia… y para todos los bolsillos. 


Dicen que la mejor confitura se guarda en el bote pequeño. Un refrán que encaja al 100% con Andorra, ya que el Principado lo tiene todo: buenos accesos desde España y Francia, pueblos de postal, una magnífica arquitectura románica, museos, paisajes naturales de ensueño, infinidad de tiendas para hacer shopping a precios de locura, un parque de atracciones en plena naturaleza, uno de los mayores balnearios de Europa… Todo ello sin olvidar las estaciones de esquí en Andorra, que pueden darnos muchas alegrías incluso cuando el termómetro se dispara.


¿Estás listo/a para tu escapada a Andorra? Si es así, echa un vistazo a nuestro top-10 de actividades para este verano… ¡y ve haciendo las maletas, porque estas semanas van a ser mucho más que playas!


1. Visitar Andorra la Vella



La capital andorrana nunca defrauda. Gracias al impulso del turismo, esta localidad ha pasado de ser una pequeña villa rural a una ciudad moderna y dotada de todos los servicios, aunque conservando parte de su patrimonio arquitectónico tradicional. En él se incluyen algunas cases pairals, la bonita Casa de la Vall, sede hasta hace pocos años del Consell General de Andorra —en la actualidad, solo alberga un par de sesiones al año—, y la iglesia de Sant Esteve, con un notable campanario románico. Por su parte, la siempre animada avenida de Meritxell es una arteria ideal para ir de compras en Andorra, gracias a la gran cantidad de perfumerías y tiendas de electrónica a las que da cabida.


2. Relajarte en Caldea


Junto a Andorra la Vella, en la parroquia de Escaldes-Engordany, abre sus puertas Caldea, un complejo termolúdico que acoge el mayor spa termal del sur de Europa, y cuyas instalaciones han adoptado todas las medidas de seguridad e higiene para cuidar de tu salud y la de tus acompañantes. La entrada incluye el  acceso libre a la laguna interior, las tazas de hidromasaje, la laguna y el jacuzzi exterior, los baños indoromanos y el área de reactivación, con un baño islandés y un baño turco. ¿Quieres más tranquilidad y exclusividad? En ese caso, puedes decantarte por Inúu, el espacio solo para mayores de 16 años de Caldea. Eso sí: recuerda que la sauna y el hammam permanecerán cerrados hasta nuevo aviso como medida de prevención por el coronavirus. ¿Te tienta este plan para combatir el calor? En ese caso, ¡echa un vistazo a nuestras ofertas en Caldea, compra ya tu entrada y prepárate para desconectar!



3. Volver a la infancia en Naturlàndia


Situado entre los 1.600 m y los 2.000 m de altitud, y perteneciente a la parroquia de Sant Julià de Lòria, abre sus puertas el parque de aventuras de Naturlàndia. El recinto, ubicado en la zona de La Rabassa y rodeado por 800 hectáreas de bosque, ofrece un amplio abanico de actividades para todos los públicos, tanto pedagógicas como lúdicas, sin pasar por alto los deportes al aire libre. Sin embargo, su buque insignia es el Tobotronc, la montaña rusa en plena naturaleza más larga de Europa. ¿Te atreves a probarla durante tu viaje a Andorra este verano?



4. Hacer senderismo en Andorra


Pese a contar con solo 468 km2 de extensión, Andorra es un auténtico paraíso para los amantes del trekking. Sus soberbios valles, que en verano se pintan de un intenso color verde, y sus esbeltas cimas pirenaicas, que rozan los 3.000 m sobre el nivel del mar —su techo, el Comapedrosa, mide 2.942 m—, explican por qué este destino es un auténtico regalo para los sentidos. Desde los itinerarios de alta montaña hasta los paseos sencillos para toda la familia, este pequeño país te enamorará por su riqueza paisajística y  natural. Entre las mejores rutas de senderismo en Andorra, hay que mencionar las que tienen como marco el Llac de Pessons, el Valle de Incles, el Parque Natural de Sorteny, el Pic de Casamanyà o, partiendo desde el bucólico lago de Engolasters, el Valle del Madriu-Perafita-Claror, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2004.



5. Disfrutar de unas vistas únicas en el mirador del Roc del Quer


¿Quieres ser testigo de unas vistas imborrables durante tus vacaciones de verano en Andorra? Si es así, no dejes de descubrir el mirador del Roc del Quer, uno de los lugares más famosos de Canillo gracias a su espectacular vista panorámica. Si bien este enclave no está junto a la carretera, llegar hasta allí es muy sencillo: basta con tomar la carretera del puerto de Ordino (CS-240) hasta el km 6,5. Antes de llegar, a mano izquierda, verás una amplia zona de aparcamiento. Desde allí, tras unos 10 minutos de bajada, con un desnivel de 70 m, llegarás a la plataforma del mirador, sita a unos 400 m de altitud. Esta está presidida por la estatua de un muchacho sentado, obra del escultor argentino Miguel Ángel González. ¡Ten tu cámara a punto!



6. Descubrir el románico andorrano


¿Sabías que hay un total de 44 monumentos románicos en Andorra? Así que no tienes excusa: si te gustan el arte y la cultura, debes admirar algunos ellos durante tu estancia en Andorra este verano. Entre las iglesias románticas más remarcables, habría que referirse a la iglesia de Santa Coloma (de los siglos IX y X), en la localidad homónima, uno de los raros ejemplos de edificio con campanario de planta circular y con un interesante video mapping en el ábside. Lo mismo podría decirse de las iglesias de Sant Serni de Nagol (siglo XI), Sant Climent de Pal (siglos XI y XII), Sant Miquel de Engolasters (siglo XII), Sant Romà de les Bons (siglo XII), Sant Joan de Caselles (siglos del XI al XIII) y Sant Martí de la Cortinada (siglo XII), en Ordino. 


Y aunque es mucho más reciente —es la versión actual de un recinto que se quemó en la década de 1970—, también vale la pena visitar el santuario de Meritxell, donde se venera la imagen de la Virgen de Mertixell, patrona de Andorra. 



7. Ver el Museo de la Miniatura en Ordino


Si decides visitar Ordino —algo totalmente recomendable, ya que se trata de un bello pueblo de montaña—, puedes aprovechar para visitar el sorprendente mundo del Museo de la Miniatura. En él, el artista ucraniano Nicolai Siadristy ha reunido sus mejores obras, que destacan por sus reducidísimas dimensiones. Además de las famosas muñecas matrioskas, también podrás ver crucifijos, objetos de arte sacro y pinturas de dimensiones minúsculas, como Bodegón encima de un gramo de sal o la Caravana de camellos pasando por el ojo del huracán. En ocasiones, precisarás para ello de un microscopio. También hay un área de audiovisuales donde se proyecta un vídeo sobre la vida y obra de Siadristy. La vista dura unos 20 minutos.



8. Degustar la cocina andorrana


Después de una mañana llena de emociones, nada mejor que un bueno almuerzo o cena con las especialidades de la gastronomía andorrana, entre las que abundan las recetas de montaña. La cocina típica andorrana es sencilla, algo que es comprensible si se tienen en cuenta las características geográficas del país. En general, sus fogones tienen como materia prima la carne de cerdo, sobre todo los embutidos, como la butifarra, la longaniza o el jamón serrano. También se consumen la trucha de río y exquisitos quesos elaborados con leche de vaca. En cuanto a su plato estrella, este es el trinxat, un guiso típico pirenaico a base de col verde, patatas, panceta, morcilla, aceite de oliva y sal. 



¿Quieres más ideas? Si es así, no te pierdas nuestra guía gastronómica de Andorra, con los mejores restaurantes de Andorra e infinidad de platos tradicionales para chuparse los dedos. Bon profit!


9. Descargar adrenalina en el Palau de Gel de Andorra, en Canillo


Si no quieres renunciar al deporte blanco ni en verano, el Palau de Gel de Andorra, en la parroquia de Canillo, será un acierto seguro. En él podrás disfrutar de disciplinas como el ballon-balai, un deporte de invierno muy apreciado en Canadá y similar al hockey sobre hielo. No obstante, la propuesta estrella son los karts sobre hielo, una actividad que entusiasma a visitantes de todas las edades, tanto a niños como a adultos. ¿Aún te lo estás pensando? 



10. Divertirte en las estaciones de esquí en Andorra en verano


Antes de cerrar nuestro repaso sobre todo lo que hay que hacer en Andorra en verano, no podemos dejarnos en el tintero las estaciones de esquí andorranas. Sí, has leído bien, porque estas también están abiertas durante la época estival. 



Si optas por visitar Grandvalira, vas a encontrar todos los protocolos de higiene y seguridad para que el COVID-19 sea la última de tus preocupaciones. Una vez allí, podrás deslizarte a 40 km/h en tobogán alpino Mágic Gliss con unas gafas 3D que redondearán esta experiencia; lanzarte en una tirolina de 550 m, probar el Bigairbag, que te permitirá saltar aterrizando en un colchón hinchable; realizar visitas y rutas guiadas, visitar colmenas con apicultores, pasear con trineos tirados por perros, visitar con los peques el Mon(t) Magic Family Park o descubrir el golf de montaña en Golf Soldeu, situado a 2.250 m de altitud, entre otras muchas de las opciones que te esperan en uno de los países más pequeños del mundo. ¡Toda una aventura!


En Ordino-Arcalís, podrás hacer una excursión por los lagos de Tristaina o comer en el refugio de Sorteny, un lugar perfecto para recuperar energías después de recorrer el hermoso valle del mismo nombre. Como en el caso de Grandvalira, también se han tomado numerosas medidas de seguridad contra el coronavirus.



En cuanto a la estación de Vallnord Pal-Arinsal, el recinto mantendrá el 100% de los circuitos y actividades del Mountain Park abiertos durante todo el verano, para celebrar el 35.º aniversario de sus actividades estivales y los 15 años de la apertura del Bike Park. También se llevarán a cabo dos eventos presenciales: La Volta als Ports, una tradicional marcha cicloturista que se celebrará el 9 de agosto, y la fiesta del Club Piolet, que el próximo 13 de septiembre pondrá el broche de oro a la campaña de verano. En ambos casos, así como en las actividades deportivas, se seguirán protocolos contra el COVID-19.


Y ahora que ya sabes qué se puede hacer en Andorra en verano, ¿a qué esperas para reservar tu apartamento u hotel en Andorra al mejor precio? Te aseguramos que no te vas a arrepentir. 


¿Tienes otras propuestas para los viajes a Andorra este verano? Entonces, mándanos tus comentarios. ¡Estamos impacientes por conocer tus sugerencias! ☺ 

Por

Deja tu comentario