Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.
  • Atención al cliente 902 09 16 09
  • De lunes a domingo de 9:00h a 21:30h

¡Nos hemos ido a esquiar a Formigal! Menudo fin de semana

Destinos de esquí · Experiencias de viajes · Trabajadores de Esquiades.com

Maletas en mano y con muchas ganas de nieve, el equipo de Esquiades.com nos hemos ido de escapada a la estación de esquí de Formigal. Este post te irá genial si estás pensando en ir a esquiar a Formigal, ya que vamos a explicarte con pelos y señales nuestro viaje.


Pero ojo, palillero, no solo leerás sobre nuestra experiencia en pistas si no que, además, te lo contaremos todo sobre el mejor aprés-ski de los pirineos: Marchica; te enseñaremos imágenes inéditas del nevadón de este fin de semana y te hablaremos de los principales hoteles en Formigal. ¿Estás preparado para venirte de viaje con nosotros? ¡Empezamos!



Día 1: Salimos de nuestras oficinas hacia Formigal


Viernes por la tarde. Delante de nuestras oficinas ubicadas en Reus (Tarragona) nos espera el autobús y muchas ganas de fiesta, nieve y diversión. La duración del trayecto es de 3 horas y 21 minutos aproximadamente, se viene un viaje largo y muchos nos hemos preparado para sobrevivir a él: juegos, buena música y sobre todo un buen compañero de asiento.


Cuando ya nos encontrábamos un poco cansados, y a alguno que otro le empezaban a rugir las tripas, decidimos hacer un break y parar en una área de servicio para cenar unos deliciosos bocadillos que nos habían preparado varios compañeros del equipo. Al final acabamos parando en una gasolinera que estaba cerrada, lo cual resultó un poco “aventura”, pero estuvo divertido… Allí mismo nos pudimos dar cuenta del frío que hacía esa noche y ya se empezaba a oler la nieve y lo que nos esperaba de camino…


Comiendo unos bocadillos y estirando las piernas ¡aún nos queda un rato largo!


En el momento en que ya estábamos todos listos y con el estómago lleno, reanudamos la marcha. Solo quedaba una hora aproximadamente de camino hasta el Hotel Nievesol, situado en la urbanización de Formigal y donde teníamos previsto quedarnos a dormir. Al poco rato de reiniciar el viaje, empezaron a caer algunos copos de nieve, estando la carretera todavía despejada, pero la nevada se iba intensificando más y más a medida que nos íbamos acercando a Formigal. De hecho, colgamos algunos stories en Instagram explicándolo, porque como podréis imaginar, subir un fin de semana de Abril nevando el día antes era algo totalmente inesperado ¡y estábamos úuper contentos! Pero poco nos duró la alegría ya que justo cuando estábamos a punto de llegar, vimos varios coches parados delante que no podían continuar debido a la nieve en la carretera… ¡Y de repente, el bus tuvo que detenerse!


Nos bajamos a ayudar a un vehículo que se había quedado atrapado


Y sí, como podréis imaginar, al cabo de un buen rato parados, nos vimos obligados a poner cadenas para poder acabar los dos últimos kilómetros que nos quedaban para llegar al Hotel… Fue toda una experiencia ayudar al conductor del autobús a poner las cadenas, una cosa más que aprendemos desde Esquiades.com!


Esto si es trabajo en equipo ¡bravo!


Después de unas risas y un gran trabajo en equipo las cadenas estaban perfectamente colocadas y todo listo para llegar al Hotel Nievesol, donde nos alojamos. Ubicado en pleno centro de la urbanización de Formigal y a tan solo 500 m de los remontes de la estación, es ideal para escapadas de esquí con amigos y familia ya que las habitaciones son muy amplias y cómodas.


Una vez allí y aunque estábamos rendidos de tantas horas de viaje, “decidimos” salir a tomar algo y descubrir el ambiente nocturno de la urbanización de Formigal. Posteriormente de unas copas y unos bailoteos nos fuimos a dormir. ¡Nos esperaba un fin de semana de esquí (y apres ski) super completo y nos caíamos de sueño!


Día 2: Primer día de esquí y mucha fiesta en Marchica


Al despertar, nos fuimos a “catar” el desayuno buffet del hotel que consistía en: embutidos, bacon, salchichitas, huevos fritos, tostadas, fruta, pan, cereales y bollería, además, de zumos y cafés. Ya con la barriga llena y con las pilas cargadas nos dirigimos para la estación para empezar nuestra jornada de esquí.


Así lucía el Hotel Nievesol ¿precioso verdad?


Al llegar a la zona de Anayet, recogimos el material de esquí en la tienda de alquiler ubicada en el edificio Anayet. Allí puedes escoger entre la gama “progress”, que es la más amplia para todos los niveles o la gama “top”, la más alta y variada para esquiadores o snowboarders los más exigentes. Un vez ya estuvimos preparados con los esquís y snowboards en mano nos dividimos en dos grupos: los esquiadores y los debutantes.


El grupo de debutantes tenían por delante 3h de clases con la Escuela Española de Esquí de Formigal. ¡Para algunos era su primera vez sobre una tabla o esquís! Lo cierto es que las risas no faltaron y las caídas simpáticas, tampoco.


Foto antes de empezar a deslizarse 🙂


Por otro lado, el grupo de esquiadores más avanzados disfrutaron de una visita guiada con Jose Luis Del Valle, Director Comercial del Grupo Aramón. Al haber estado toda la noche nevando, la nieve en pistas estaba espectacular ¡era toda una gozada! Además, las vistas de las que disfrutamos tanto desde los telesillas como des de varias de las pistas de Formigal, fueron verdaderamente impresionantes.


Después de una jornada intensa de esquí, necesitábamos urgentemente recargar energías para aguantar lo que nos esperaba para la tarde… Que era nada más y nada menos que uno de los mejores sitios de Apres Ski de toda la península: Marchica. Por lo que todo el equipo nos dirigimos al restaurante Self Service de la Zona de Anayet, el punto de restauración más completo de la estación. Allí disfrutamos de pizzas recién horneadas y totalmente personalizables, carne a la brasa, ensaladas muy completas, platos de cuchara y deliciosos postres. Además, el menú cambia cada día y te aseguramos que está muy muy rico 🙂


La comida estaba deliciosa ¡qué hambre!


Más tarde y después de descansar un rato en nuestras respectivas habitaciones del Hotel Nievesol, un pequeño grupo nos dirigimos a visitar algunos de los hoteles más reservados de Esquiades.com en Formigal: el Hotel Saliecho, el HG Alto Aragón, el Hotel & Spa Aragon Hills, el Hotel Tirol y los Apartamentos Midi. Y lo hicimos no solo para hacer algunas fotos para la web y conocerlos todavía mejor, sino para entregarles un pequeño diploma con la nota correspondiente de las encuestas que vosotros, nuestros, les ponéis cuando realizáis las encuestas que os enviamos después de vuestro viaje a la nieve.


Una pequeña parte del equipo entregando el diploma correspondiente de cada hotel


Entrada la tarde, sobre las 18:30h nos dirigimos a Marchica, el mejor aprés-esquí de los pirineos ¡sin dudarlo! Y es que además, nuestra visita coincidía con su décimo aniversario, y se organizaba el Marchica Festival. Y como podréis imaginar, ¡se lió una buena! Ese fin de semana pinchaba el DJ Carlos Jean; con quién tuvimos el placer de bailar, cantar y vivir auténticos momentazos. Aquí te dejamos una foto del equipo justo al inicio de la tarde:


¡Qué empiece la fiesta en Marchica!


Al caer la noche nos dirigimos al restaurante M The Club, un gastropub que apuesta por la elegancia y lo retro, lo formal con lo casual… Después de hacer un pequeño pica-pica el ambiente se animó cuando de repente un saxofonista apareció tocando un saxofón de neón encima de la mesa principal, es decir, la misma mesa donde habíamos cenado… ¡Fue increíble!


El resto de la noche la pasamos bailando y riendo juntos, hasta agotar todas las fuerzas y caer rendidos.


Mucha fiesta y una selfie con Carlos Jean ¡brutal!


Día 3: Últimas bajadas, spa y vuelta a casa


El viaje estaba llegando a su fin… ¡y no queríamos que se acabase! Por eso, nos despertamos bien temprano, para aprovechar el día al máximo y algunos compañeros decidieron hacer las últimas bajadas y aprovechar las excelentes condiciones de nieve, ¡algunos se atrevieron a hacer fuera pistas! Eso sí, siempre con mucho cuidado.


Un día estupendo en Formigal, la nieve estaba de lujo


Aquellos que prefirieron descansar y tomárselo con más calma se dirigieron al spa del Hotel Saliecho 4*. Este alojamiento de gran calidad dispone de la única piscina exterior climatizada del valle, con una parte de spa, saunas y tumbonas de calor.. Desconexión en medio de las montañas ¿había algo mejor después del sábado tan intenso que vivimos?


Relax y vistas alucinantes en el SPA del Hotel Saliecho


Al llegar el mediodía nos reunimos de nuevo todo el equipo para comer de nuevo en en el restaurante Self Service de la Zona de Anayet, donde cayeron las últimas bromas y fotos… Una vez preparados, pusimos rumbo al autobús y para casa. Hay que decir, que el viaje de vuelta fue mucho más calmado ¡la mayoría se echó una buena siesta!


En resumen, ¡menudo fin de semana! Todos los compañeros que fuimos quedamos maravillados con la estación (y el aprés-ski) y es muy probable que más de uno realice una escapada de esquí para la temporada 2019-20.


¡Nos vemos pronto palillero!


Y hasta aquí nuestro viaje a Formigal. ¿Qué te ha parecido? ¿Has estado alguna vez en la estación de esquí de Formigal? Déjanos un comentario y explícanos tu experiencia, nos encantaría leerte 🙂 Y si, todavía no has tenido la suerte de ir… ¡apúntate este resort invernal a tu lista!



Por

Deja tu comentario