Utilizamos cookies. Si estás de acuerdo continúa navegando.

5 prácticos consejos sobre cómo guardar el material de esquí y snowboard

Consejos y curiosidades · Consejos y trucos · Esquí y snowboard

Como cada año, ha llegado el momento de decir adiós a nuestras jornadas de esquí. Sí, lo sabemos, este final de temporada nos ha dejado un sabor muy amargo, que se suma a una situación muy difícil que estamos viviendo como sociedad. Pero eso, no implica que no podamos pensar en que la temporada que viene volveremos a disfrutar de nuestro hobby favorito, el esquí, ni tampoco implica que debamos dejar de fomentar los buenos hábitos, como por ejemplo el de guardar y conservar en perfecto estado nuestro material de esquí. 


Una vez asumido el hecho de que tendremos que guardar nuestros esquís y tabla durante unos cuantos meses, toca hacerlo bien, y esta vez tenemos mucho tiempo para podernos dedicar a ello y aprovechar para hacer algo útil y práctico para un futuro. Y no solo hablaremos de cómo guardar lo esquís o la tabla, si no también la ropa de esquí, las botas e incluso las fijaciones.


¿Alguna vez te has preguntado si estás guardando tus esquís o tabla de snow de la manera correcta? En el post de hoy vamos a darte unos prácticos consejos de almacenar y mantener tu material de esquí en las mejores condiciones posibles. Así, evitarás que se deteriore antes de tiempo alargando su durabilidad y para la próxima temporada, encontrarás tus esquís, tu tabla, tus botas o incluso tus bastones en perfecto estado y listos para hacerte disfrutar a tope bajando de nuevo por tus pistas favoritas.


¿Empezamos?



1. Guarda tus esquís y tabla secos y más limpios que los chorros del oro


Lo PRIMERO que debes hacer con todo tu material de esquí es secarlo muy muy bien y limpiarlo a fondo antes de querer guardarlo. Esto es fundamental que lo hagas cuanto antes, básicamente porque eliminar cualquier rastro de humedad evitará que se oxiden los cantos.


Puedes limpiar los esquís o la tabla con una esponja húmeda para no rayar el material y conseguir realizar una limpieza a fondo. Asegúrate de eliminar los restos de tierra, sal… ¡por pequeños que sean!



Por otro lado, la ropa técnica de esquí o snowboard no debe lavarse demasiado. Pero sí es fundamental lavarla a final de temporada y antes de guardarla en el armario para la siguiente temporada, de ese modo la tendrás perfecta. Te recomendamos que te fijes bien en las etiquetas del fabricante; controles la temperatura a la que puedes lavarla en la lavadora y evites usar suavizante. Cada prenda tiene sus indicaciones, síguelas al pie de la letra aunque te dé pereza, te aseguramos que vale la pena y ayudarás a alargar la vida útil de tu ropa de nieve, así como sus propiedades impermeables, transpirantes, etc


Consejo TOP: dale la vuelta a tus prendas antes de meterlas en la lavadora, evitarás dañarlas. Y por cierto, ¡nunca las planches!


2. ¡Cuidado con los cantos!


No te olvides de lo cantos de tus esquís y tabla, son una parte importantísima del material y su buen mantenimiento seguramente es la parte más crítica de todo material en cuanto a su vulnerabilidad. Tal y como te hemos explicado antes, el óxido ataca directamente a los cantos, y puede dañar mucho tu equipo de esquí impidiendo que se deslice correctamente sobre la nieve.


Por eso, insistimos, es vital acabar con el óxido, haciéndolo con piedra de óxido de aluminio, y realizando un buen afilado con limas de corte y diamantes. Además, puedes aplicar a los cantos de los esquís y la tabla un diluyente para que queden protegidos frente al óxido.



3. Dar cera, pulir cera


Siguiendo el sabio consejo del Maestro Miyagi, en la famosa película de Karate Kid, no olvides encerar la tabla hasta el primer día de la siguiente temporada. Si no lo haces durante su almacenamiento, se provocará sequedad en la base, es decir, aparecerán manchas blancas en la suela, y eso no es nada bueno, siendo muy fácil evitarlo.


Puedes hacer un encerado casero, sin llegar pulir, ya que en este caso el exceso de cera es positivo. Aplica cera sólida (parafina o cera base) por fusión y no rasques ni cepilles. Simplemente, frota el material.



4. ¿En qué lugar es mejor guardar tu material de esquí?


Como te hemos explicado en el punto número 1, la humedad es nuestro enemigo, por lo que debes evitar lugares húmedos si no quieres que tu material sufra. El lugar de almacenaje del material de esquí debe de tener una temperatura más o menos estable, ser un lugar seco, bien ventilado y donde el sol no pueda causar estragos.


Te proponemos guardarlo en el armario, el trastero o en huecos de tu casa donde no moleste (por ejemplo, encima de un armario grande). Asimismo, los esquís no deben guardarse unidos por los frenos ya que podrían sufrir daños si permanecen así mucho tiempo, e intenta de igual modo no apoyarlos sobre los cantos. 


5. No te olvides de las botas y las fijaciones


Por último, al igual que con el resto del material, es necesario llevar a cabo un buen mantenimiento de las botas de esquí y snow y de sus respectivas fijaciones.


En cuanto a las botas, es preferible que las guardes fuera de su funda y las rellenes de papel de periódico para que este absorba la humedad. Las hebillas y los velcros deberán estar abrochados, sin apretarlos del todo, y la lengüeta bien colocada para evitar deformaciones.


Las fijaciones tienen que estar limpias y secas. Además, deberás aflojar los muelles de presión para que mantenga su tensión en próximos usos. ¡No te olvides de apretar los tornillos de nuevo antes de volver a utilizarlos!



Bonus Track: Resumen y otros consejos sobre el material de esquí


  • Guarda todo el equipo en las fundas de protección (menos las botas), esto garantizará un buen estado después de todo el verano.
  • Comprueba que todo está bien seco.
  • No guardes el equipo en lugares húmedos, mantenlos en un lugar fresco.
  • Tampoco lo expongas a fuentes de calor directas y no dejes que le dé directamente el sol.
  • Realiza una pequeña revisión a mitad de vacaciones para comprobar que todo sigue en orden, y así de paso te quitas un poco el mono recordando alguna bajada… 😉
  • ¡No te olvides de la ropa! Tienes que limpiarla siguiendo las indicaciones del fabricante y guardarla totalmente seca y perfectamente doblada.


Si sigues todos los consejos que te hemos dado sobre cómo guardar el material de esquí, tus esquís o tabla estarán como nuevos la temporada que viene. ¡Genial!



¿Sabes de algún otro consejo que no hemos comentado? ¡Escríbenos! Nos encantaría leerte.


Por

Deja tu comentario